«

»

Abr 08

“EL CMX ESTÁ SECUESTRADO POR UN PRESIDENTE QUE TRABAJA PARA IZQUIERDA UNIDA”

“Nos desvinculamos del CMX por sentirnos atacados por una federación que debiera representarnos”.

 

El Consejo de la Juventud de Gijón (CMX) es una federación de asociaciones juveniles que representa, defiende y asesora a las asociaciones que pertenecen a la misma. Por ello, su presidente, ha de ser el máximo responsable en esta tarea de representación.

 

Algo tan simple aún no ha sido entendido por el actual presidente del CMX, Javier Suárez Llana. Llegó a la presidencia de esta federación siendo el máximo responsable del área de juventud de Izquierda Unida en Gijón y, a pesar de dimitir en este cargo, no ha dejado de trabajar para el partido en el que milita.

 

Javier Suárez Llana utiliza el CMX para medrar en su partido político y para dar difusión a los mensajes políticos de Izquierda Unida. Así, ha inscrito a esta federación de asociaciones juveniles en todo tipo de plataformas, movimientos y federaciones que tienen como único objetivo protestar contra el gobierno de la nación. Ha representado al CMX en decenas de manifestaciones, huelgas y movilizaciones contra el gobierno de la nación. Y ha utilizado su espacio en los medios de comunicación para repetir como un lorito los mensajes de su partido y para atacar a todo aquel que no piensa como él. Pero lo grave es que no lo hace como afiliado de Izquierda Unida, sino como presidente de una federación de asociaciones juveniles que debiera no estar vinculada a ningún partido político.

 

Desde Nuevas Generaciones condenamos esta obsesión de la izquierda por controlar asociaciones, federaciones y movimientos para dar una falsa imagen de movilización social. Todo ello, por cierto, regado por dinero público en forma de subvenciones que todos los ciudadanos les pagamos.

 

Javier Suárez Llana también utiliza las redes sociales para expresar sus opiniones políticas firmando como Presidente del CMX. Es ahí, donde descubrimos a un verdadero radical de izquierdas que defiende unos postulados ideológicos más propios de otro siglo y que en nada se identifican con la opinión de la inmensa mayoría de la juventud. Desde twitter nos habla de las bondades del comunismo, lanza loas a Hugo Chávez, ataca al sistema capitalista y a las instituciones democráticas, acusa al gobierno de nuestro país de criminal o le responsabiliza de los suicidios de la gente. ¿Alguien así está capacitado para ostentar el cargo que ocupa? ¿Es alguien así representante de un movimiento asociativo juvenil e independiente?

 

Su sectarismo le lleva a centrar sus últimas apariciones púbicas en atacar a nuestra organización, Nuevas Generaciones del Partido Popular de Gijón. Somos una asociación juvenil que pertenece al CMX y que, por tanto, debiéramos sentirnos representados por dicha federación y su presidente. Así, éste podría dar difusión a nuestras propuestas o defender nuestros intereses. Sin embargo, este seguidor de Churruca se dedica a atacarnos en medios de comunicación y redes sociales.

 

Tras nuestro apoyo a los estudiantes universitarios para que celebren la tradicional espicha de ingenieros en nuestra ciudad, no se le ocurre otra cosa que aparecer al día siguiente en un periódico atacándonos y utilizando todo tipo de calificativos hacia nuestra organización y su discurso. Actitud que ha continuado hasta hoy mismo en redes sociales e intervenciones públicas. Todas ellas acompañadas de la mentira y de un profundo desconocimiento sobre nuestra organización.

 

Nos acusa de tener una presidencia ilegítima y elegida a dedo, cuando la junta directiva y el presidente fueron elegidos en un congreso democrático en el que todos los afiliados tenían derecho a voto. Nos tilda de incoherentes por apoyar la espicha de ingenieros y estar en contra del botellón, cuando defendimos en el Ayuntamiento (estando él presente) y en los medios de comunicación la no prohibición del botellón. Postura que también ha adoptado nuestro partido, quien ha presentado alegaciones para que esa medida de Foro Asturias no salga adelante y no se criminalice a la juventud. Nos llama “caraduras por hablar de empleo juvenil tras defender una reforma laboral que ataca a los jóvenes”. Reforma laboral que él aplica a las trabajadoras del CMX, haciendo gala de su tremenda hipocresía.

 

Javier Suárez Llana debería preocuparse del CMX. Una federación que dice representar a 73 asociaciones juveniles de la ciudad, cuando en realidad no es capaz de movilizar a 6 ó 7. Una federación que celebra actos y reuniones en las que no hay más de 15 jóvenes. Una federación en la que no participan asociaciones juveniles de la trascendencia de Abierto Hasta el Amenecer, Mar de Niebla, Cruz Roja Juventud o Cáritas Juvenil porque en nada les ayuda ni el CMX ni su presidente. Una federación que sigue costando casi 200.000 euros anuales a las arcas municipales, consecuencia del despilfarro y el derroche de las organizaciones políticas juveniles de la izquierda gijonesa. Una federación desconocida por la inmensa mayoría de los jóvenes de nuestra ciudad y que muchas asociaciones juveniles considera inútil y deciden no inscribirse en ella. Éstas debieran ser sus preocupaciones y en esto debiera centrar su trabajo, no en atacar a Nuevas Generaciones o en repetir el discurso de Jorge Espina y Gaspar Llamazares.

 

Por todo esto, desde Nuevas Generaciones del Partido Popular de Gijón hemos tomado la decisión de desvincularnos y no participar en el Consejo de la Juventud de Gijón, al ser una federación que no nos representa y que está centrada en atacarnos y desprestigiarnos en boca de su presidente.

 

NUEVAS GENERACIONES DEL PARTIDO POPULAR DE GIJÓN.

 

Marcador