«

»

Abr 01

Coronavirus: una gestión cuanto menos polémica

Han trascurrido dos largos meses desde que el primer caso de coronavirus se manifestó en España, provocando una de las crisis sanitarias más graves sin precedentes. Esta pandemia ha puesto en jaque el sistema sanitario y económico a escala global, y en particular ha acrecentado las tensiones que se tildaban de inevitables en el seno de la Unión Europea; en puertas de una incertidumbre generalizada después de fenómenos como el “Brexit” o la desaceleración económica que daba indicios de recesión en Alemania. En nuestro país la situación es similar, con conflictos constantes entre un Gobierno que ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias y las Comunidades Autónomas, que han intentado desmarcarse de su ineficaz gestión. En particular, son muchos medios los que califican como “problemática” la situación que ha vivido la Comunidad de Madrid estas semanas y no es para menos.

Con las estadísticas en mano, observamos que la capital ha sido el epicentro de infección desde el inicio (actualmente registra más de un cuarto de los casos confirmados de la Península), además de ser la ciudad del mundo en la que más rápido avanza el virus. Hoy ya conocemos que desde que comenzó el mes de marzo, la Comunidad solicitó medidas contundentes para frenar esta propagación entre las que se incluían iniciativas encaminadas a establecer un plan de choque para proteger a los mayores y enfermos, conceder mayores recursos económicos al profesional sanitario o estimular el teletrabajo en vistas de un parón nacional; propuestas que el Ejecutivo no consideró imprescindibles como para adoptar “tan pronto” y  que el Ministerio de Sanidad descartó. Por su parte, el Gobierno apela a la unidad y lealtad en esta grave situación, pero,  ¿debe la región madrileña confiar en la apaciguada gestión que está llevando a cabo el presidente del Gobierno?

Son muchas las ocasiones en las que el PSOE ha llamado a la “solidaridad” en esta crisis y sin embargo, ¿por qué exigen explicaciones al presidente de la Junta de Galicia por ceder respiradores UCI a Madrid? También piden “unidad de acción” para afrontar esta problemática, pero encontramos contradicciones en múltiples candidatos socialistas que culpan directamente al PP y sus recortes en sanidad, cuando realmente si nos remitimos a fuentes oficiales observaremos que el gasto público en sanidad se ha mantenido uniforme desde 2009 en la capital y ha ido incrementándose a partir de 2015. En redes sociales, la presión es aún mayor y en sus cuentas el PSOE llega a responsabilizar a la presidenta de la Comunidad de las muertes producidas por el virus  bajo el lema «AyusoPPCulpables». Todas estas críticas desmesuradas y sin fundamento verdadero evidencian la inactividad del Gobierno, que está emprendiendo acciones tardías e irresponsables (recordemos el último escándalo tras el encargo masivo de tests defectuosos). Por todo ello, ¿es necesario que el PP sucumba a las críticas de socialistas y rinda lealtad a sus nefastas medidas tomadas?

Por último, cabe remarcar que la pandemia continúa evidenciando un problema perpetuo en nuestro país: la descentralización territorial en materias tan esenciales como la sanidad. Tengamos en cuenta que el foco de expansión del virus ha sido Madrid pero, ¿qué hubiera pasado si esta enfermedad hubiese azotado de forma más cruel otras Comunidades con menos recursos? La respuesta salta a la vista: una absoluta catástrofe. No se podría haber construido un hospital de campaña tan rápido y los recursos se hubieran demorado aún más en llegar. ¿Debemos por tanto replantear el debate de centralizar competencias tan básicas como esta?  ¿Cuál va a ser el rumbo de nuestro país después de que termine toda esta incertidumbre?

Gonzalo Espina, miembro de NNGG Gijón.

europapress-2732108-pacientes-contagiados-coronavirus-son-atendidos-pabellon-ifema-tercer-dia

Marcador