«

»

Abr 21

UNIVERSITARIOS A LA DERIVA

Veinte de abril era el plazo máximo que tenían los docentes universitarios para la entrega de las adendas a la guía docente y la elección de formato del examen final. Hoy, a día veintiuno de abril, la mayoría de los docentes lejos de dar ejemplo nos abandonan sin dar ningún tipo de explicación y algunos siguen sin impartir las clases de forma telemática.

No pedimos que nos regalen nada pero tampoco que nos perjudiquen en demasía. El profesorado tenía sola y únicamente dos recomendaciones: evaluar a los alumnos de forma telemática o mediante la realización de trabajos en línea. Estas sugerencias no han sido tenidas en cuenta y estos siguen despreciando las advertencias de los expertos y despreciando el sufrimiento que, al menos, soportan más de veintiuna mil familias destrozadas tras la pérdida de sus seres queridos. Pues a pesar de esto, algunos de nuestros docentes siguen empecinados en hacer exámenes de forma presencial cuando sea posible a pesar del riesgo que conlleva encerrar en una clase a más de un centenar de alumnos. Universitarios que, en muchos, casos no están dispuestos a que algún asintomático les transmita la enfermedad y poner así en riesgo la vida de sus familias. Porque no vale más un examen que la vida de un ser querido.

Mención aparte merece el Sr. Manuel Castells, Ministro de Universidades, en paradero desconocido desde que, en enero de este mismo año tomase posesión del cargo. Únicamente se ha limitado a recordar la autonomía de las universidades. Poniendo una vez más de manifiesto la imperiosa necesidad de recentralizar estas competencias.

En cuanto a la política universitaria, el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Oviedo, máximo órgano de representación estudiantil de toda la Universidad, gobernado por jóvenes, (y no tan jóvenes) sectarios secuaces de la extrema izquierda también se ha visto superado por esta pandemia, sin un plan de acción conjunta. Como presidente de la Delegación de Alumnos de la Faculta de Economia y Empresa nadie se ha puesto en contacto conmigo ni para dar, ni recibir información. He tenido que elaborar de forma independiente un informe en el que se incluyen la totalidad de las quejas y sugerencias de todos los alumnos de nuestra facultad ante las respuestas recibidas por el profesorado estas últimas semanas. No obstante me consta que, en prácticamente la totalidad de facultades de nuestra universidad esto no se ha producido dejando a los alumnos completamente solos sin saber a quién reclamar o que hacer frente a determinadas situaciones.

Espero y deseo que los alumnos tomen nota de esta situación y en las próximas elecciones no se dejen guiar por treintañeros demagogos que venden humo y nunca están a la altura.

José Ángel Vallina de la Vega.

Presidente de la Delegación de Alumnos de la Facultad de Economía y Empresa.

Secretario General de NNGG Gijón

1012481

Marcador