«

Ene 19

Santiago García Granda, una huida hacia adelante.

El pasado 11 de enero, Pablo Ignacio Fernández, consejero de Sanidad del Principado de Asturias, anunciaba nuevas medidas para frenar la crisis sanitaria que asola nuestra región. Una de estas medidas, era la “suspensión de los exámenes presenciales en el ámbito universitario, excepto que, por su naturaleza, únicamente pueda desarrollarse de manera presencial”.

Una hora más tarde, el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda hacia un comunicado en el que calificaba como “esencial e inaplazable la realización de los exámenes de forma presencial” desautorizando de esta manera al consejero de Sanidad. Evidenciado una inadmisible falta de coordinación entre la Universidad y el Gobierno del Principado.

Santiago García Granda, está en plena campaña electoral al rectorado, donde una gestión nefasta no solo de la pandemia y una defensa a ultranza e irracional de la cooficialidad de la llingua, lo han puesto entre la espada y la pared. Sin apenas opciones de ser reelegido en el cargo, su última baza pasa por congraciar a una parte de los docentes negacionistas y no ha dudado en poner en riesgo la salud pública.

Sin distancia de seguridad, agolpados en los pasillos, sin respetar el tiempo máximo y el aforo de las aulas, haciendo los exámenes a bajas temperaturas o sin ventilación. En estas condiciones nos vemos obligados a realizar los exámenes en la Universidad de Oviedo.

¿Dará el gobierno del señor Barbón una solución a la comunidad universitaria o seguirá mirando para otro lado?

 

Laura Martínez Muñiz

Universidad de Oviedo

Marcador